Nueva York tras una nueva ley para menores presos


NUEVA YORK.- El gobernador Andrew Cuomo lanzó  una campaña que busca frenar los encarcelamientos de menores de 16 y 17 años con población adulta.

Nueva York es uno de sólo dos jurisdicciones en EE.UU que procesa, enjuicia y encarcela a menores como si fueran adultos, pese a que las estadísticas muestran que el 96 por ciento de éstos son acusados o convictos por ofensas no violentas.

El 86% de los jóvenes que cumplen sentencias en cárceles de adultos provienen de comunidades de minoría.

El proyecto de ley del Ejecutivo “Aumenta la edad” busca elevar a 18 años la edad a la que pueden ser procesados como adultos, lo que reduciría la reincidencia y los costos para el estado, que invierte más de 100 millones de dólares al año para mantener a estos menores en la cárcel.

Un joven procesado como adulto tiene un 26% de más probabilidad de cometer otro crimen y volver a prisión.

Otros estados atienden las necesidades de esta población más efectivamente y a un costo mas bajo a través de servicios de organizaciones comunitarias.

Incluso, en Nueva York, los menores de edad son encarcelados con adultos mientras aguardan por su juicio y son enviados a cumplir su sentencia con esa población adulta, pese a no haber cometido un crimen violento, indicó Cuomo en comunicado de prensa, que hoy lanzó una campaña en apoyo a la propuesta de ley.

Destacó que bajo la actual ley, miles de chicos problemáticos están siendo relegados cada año a un sistema carcelario de adultos donde enfrentan un futuro de violencia y reducidas oportunidades.

“Eso debe cambiar. Aumentando la edad podemos ofrecer a esos adolescentes los servicios de apoyo que necesitan para cambiar sus vidas y mejorar la seguridad pública reduciendo las probabilidades de que cometan un crimen en el futuro”, afirmó el gobernador en su defensa de “Aumenta la edad”, que apoyan organizaciones comunitarias, expertos en el sistema criminal y agencias del orden, entre otros.

La propuesta de ley del Ejecutivo es parte de la reforma que busca poner en marcha el sistema correccional para jóvenes, de acuerdo con las sugerencias hechas por un comité designado por el gobernador en 2014.

Las sugerencias del comité están encaminadas a cambiar la forma en que el sistema judicial juzga a los menores, a la vez que preserva la seguridad pública dejando en manos del fiscal el control sobre crímenes violentos.

De acuerdo con el comité, de ponerse en marcha las reformas que han sugerido, se podrían prevenir entre 1.500 y 2.400 crímenes a través del estado cada cinco años.

Estadísticas oficiales señalan que un menor en una cárcel de adultos tiene cinco veces más probabilidad de ser agredido sexualmente y dos veces más probabilidad de resultar lesionado por personal de la prisión.

Las estadísticas señalan además que los menores tienen ocho veces más probabilidad de cometer suicido que otros chicos en instituciones para jóvenes.

Cuomo destacó además que en Nueva York, los negros y latinos componen el 33% de los jóvenes entre los 16 y 17 años pero, comprenden hasta el 72% de todos los arrestos y el 77% de los arrestos por delitos graves a través del estado.

Previous 20 años de prisión por abusar discapacitada
Next ¿Cómo llegó NY a tener má de 60.000 indigentes?

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *