Por qué China hace cada vez más negocios con Centroamérica y cómo el proteccionismo de Estados Unidos está acelerando el proceso


Lic. Elis Patricia Peralta, Editora Turística

Fue una fiesta: a inicios de abril el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, recibió personalmente el primer vuelo directo entre la capital de éste país y Pekín, China.

El evento se calificó como “un hito” en la aviación panameña. Pero representa algo más.

El vuelo inaugural es un nuevo paso de la República Popular China en Centroamérica, una región que en los últimos años parece haber adquirido cada vez más importancia para el gigante asiático.

Algunos lo ven como una consecuencia lógica de la expansión mundial china. Pero otros advierten un intento de dar la vuelta a la política proteccionista del presidente Donald Trump.

China se está moviendo cada vez más en una de las principales zonas de influencia de Estados Unidos.

Y según analistas la presencia del capital chino aumentará en los próximos años.

Socio comercial

Actualmente Pekín ya es el segundo o tercer socio comercial de los países deAmérica Central.

Empresas chinas realizan obras de infraestructura en Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, y existen planes de inversión en El Salvador y Guatemala.

Los proyectos suman, hasta ahora, unos US$2.000 millones sin contar el canal de Nicaragua, de futuro incierto. La inversión canalera anunciada es de US$50.000 millones.

Pero independientemente del futuro de la vía marítima, especialistas creen que el capital chino en la región aumentará.

El gigante asiático ya tiene un Tratado de Libre Comercio con Costa Rica y en enero pasado empezaron las negociaciones para un acuerdo similar con Panamá.

Así, China tiene ahora una presencia que no existía hace unos años, cuando el principal vínculo de Centroamérica con Asia era con Taiwán.

Dos países de la región -Costa Rica y Panamá- ya rompieron relaciones con la que Pekín sigue considerando una “provincia renegada” para establecer lazos diplomáticos con el gigante asiático.

Y otros podrían seguir el ejemplo en un futuro cercano, como acaba de hacer la vecina República Dominicana.

Los panameños “Bonos Panda”

Por lo pronto Panamá es uno de los países de América Latina que forma parte de uno de los programas más ambiciosos de Beijing, la llamada Ruta de la Seda.

Se trata de un plan de comercio e infraestructura para conectar Asia, Europa, África y América Latina, de la misma forma como existía en la antigüedad.

Además el gobierno del presidente Varela planea una emisión de bonos por US$500 millones en el mercado de valores de China.

Son los llamados “Bonos Panda”, que podrían duplicar su monto a finales de 2018. Panamá es el primer país de la región que participa en la bolsa de Pekín.

Y esas son solo algunas señales del creciente interés de China en Centroamérica.

De hecho, en la medida que se profundice el proteccionismo de EE.UU. –hasta ahora el primer socio comercial de la región- los pasos del gigante asiático pueden acelerarse, advierte Víctor Umaña, director del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS).

“La posibilidad de que Estados Unidos se ensimisme, vea menos a Centroamérica y nos pueda maltratar con políticas migratorias o comerciales, lo que hace es abrir la puerta a cualquier otro“, le dice a BBC Mundo.

“Está China pero también Europa. Es lógico que si alguien deja de tener presencia sea llenada por otro más”.

“Enorme potencial”

Las relaciones comerciales y la inversión directa son una parte del nuevo escenario.

Históricamente la región no ha logrado resolver sus carencias en temas como hospitales, carreteras, presas o instalaciones de telecomunicaciones.

Previous Consulado en NY ofrecerá talleres con Banreservas promueven cultura de ahorro para bienestar económico de dominicanos
Next Embajador de Taiwán en RD tiene 72 horas para abandonar el país